El arte gráfico de Mario Masvidal y Raúl Martí­nez
en La Cocina al Minuto, por Nitza Villapol y Martha Martí­nez.
Impreso en los talleres de Roger A. Queralt – Artes Gráficas,
La Habana, 1958.

  • Posted on 28th July 2010
El arte gráfico de Mario Masvidal y Raúl Martí­nez en La Cocina al Minuto, por Nitza Villapol y Martha Martí­nez. Impreso en los talleres de Roger A. Queralt – Artes Gráficas, La Habana, 1958.

¿Qué cubano no recuerda a Nitza Villapol (1923-1998), su programa de televisión y sus libros de cocina?  En su tiempo fue la Julia Child de Cuba, y esto es válido para varias generaciones de cubanos. Ya era famosa en Cuba en la década de los años 50. Después de 1959, echó su suerte con la revolución.   Tuvo su propio programa de televisión desde 1951 hasta 1997.   En esta edición del año 1958 de su famoso libro ofreció recetas con todos los ingredientes de la cocina tradicional cubana. Con la “libreta de abastecimientos” y, sobre todo, en el “perí­odo especial”, ella se las ingenió para ofrecer “recetas” que reflejaban la escasez, el racionamiento y la pobreza de aquello que la población tení­a a su alcance en el momento.

Nitza-Villapol

Gracias al lector Enrique-José Varona, les puedo ofrecer hoy las ilustraciones y anuncios, obra de los diseñadores Raúl Martí­nez y  Mario Masvidal, con algunos textos de Nitza Villapol.   Creo que son una ventana interesante a ese mundo que era Cuba en el umbral de la revolución.

¡Gracias de nuevo, Enrique-José por este aporte!

Pulsen abajo para ver las ilustraciones y anuncios   de esta edición.
Partes 1, 2 y 3

Pulsen aquí­ para leer y ver algunas recetas y otras ilustraciones
en la edición de 1956.

Pulsen aquí­ para leer la edición de 1960.

 

This article has 7 comments

  1. Un gran saludo desde Parí­s. Fue un placer leer este post y seguir aportando en lo que pueda para este interesante blog.
    Es interesante notar la diferencia de la gráfica entre las ediciones anteriores a 1959 y las que se hicieron después, como la de la Editorial Orbe en 1980, muy triste en ese sentido.
    Tengo entendido que Nitza Villapol formó parte del equipo que en un inicio determinó las cuotas de
    la “libreta de abastecimientos”, las que con el tiempo no pudieron mantenerse.
    Hasta Pronto. Un abrazo, Enrique-José

  2. Cuba es uno de los pocos paí­ses, si no el único, en el mundo occidental que no tiene un programa de cocina en televisión porque el arte culinario fue otra baja más de “las batallas revolucionarias”.   N. Villapol hizo milagros tratando de mantener el programa.   Sobrevivió en la época de abundancia de huevos pero después era trágico verlo.   Tuvieron que clausurar el programa y, poco después, ella se retiró hasta su muerte en un asilo.
    Casi nada de la cocina tradicional cubana sobrevive porque no hay con qué cocinar.   Y lo doloroso es que toda esa sabidurí­a se ha olvidado.
    La cultura gastronómica lleva demasiadas décadas girando alrededor de “lo que haya”: enigmáticos picadillos, ocas extrañas, pizzas inventadas, clarias asquerosas y depredadoras.   El menú cubano actual es la obra de un criminal.   No existen los productos oriundos del paí­s, ni frutas, ni vegetales, nada.   Ya el pueblo olvidó las bondades de la cocina criolla y tiene el paladar anestesiado.   La cosa es tragar esas porquerí­as para no caerse muerto.
    En resumen, no hay esfera de la vida cubana que haya escapado a la catástrofe y la pormenorizada destrucción.   Tabula rasa de la vida anterior, todo…

  3. Y la gente tampoco tiene modales ya para comer. Nunca les enseñaron. Por eso vemos talentosos artistas e intelectuales, más o menos jóvenes, en el extranjero, que comen a dos carrillos, sujetan el plato por una punta -como si fuera bandeja de beca que les van a arrebatar- o se inclinan posesivamente sobre ellos para abarcarlos y que no los despojen, chupan los dientes… Un desastre, pero no es su culpa. Las becas enajenan el paladar y las buenas costumbres en la mesa.

  4. Triste, pero muy cierto lo que dicen Rebeca y Ana. Recuerdo la sorpresa de mi madre y tias ante una receta de croquetas de col (sin salsa bechamel) que se le ocurrió a la presentadora.
    Gracias Connie, por estas delicias de la memoria.

  5. Connie, una joya esta edición de Nitza. Y también el disco de la Burke con el piano de meme. Grcias una vez más.

  6. Bueno Rebeca, de la cocina cubana se ha rescatado bastante en Miami.

  7. [...] Nitza Villapol, la reina de cocina cubana By Alejandro Robaina Nitza Villapol [...]